El precio que debemos de pagar

Sus más ardientes temperaturas

Surcaron un océano de pasiones

Sin más misión que convertirse

En dos animales que rugen

El tacto se convirtió en el arma

De sus delirios más carnales

Derramando la incipiente lava

De una lujuria, que los convirtió en imanes

Cubiertos por la niebla del pecado

Y muriendo en cada caricia

Se susurraban orgasmos

Con palabras prohibidas

Y bajo el manto de diamantes

Estallaron en el silencio

De las venas ardientes

Y estremecidos alientos

Pero el cielo tiene un precio

Y el elixir no es infinito

Por eso se recurre al olvido

Para no añorar lo sentido.

-Simón Vidal Ferrandis-

Anuncios

2 responses to “El precio que debemos de pagar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: