Cuento de diamantes

Cuando las nubes están tristes

y las melodías quebradas

me salpican diamantes

que me rajan las entrañas

Un gran vacío me invade

que me agarra de los huesos

noto mi corazón como late

y como me hiela por dentro

Tal vez solo me caliente el frío

de la piel herida

o tal vez tenga miedo al alivio

de la inevitable pérdida

Y andando en la inmensidad me encuentro

rodando más allá del sentido

escribiendo aquel cuento

donde solo el dolor es merecido.

Simón Vidal Ferrandis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: