Rejas de asfalto

Lo que podría ser un viento

armonizado con danzas vegetales

se convierte en un caos

de máquinas humeantes

Con árboles de hojas cansadas

y troncos de cemento

con su angustia callada

bajo este cielo sin aliento

Y unos seres extraños

que se ahogan entre los cimientos

con el olvido deliberado

de lo que era un ser humano

En este caos organizado

que progresa destruyendo

donde prima el orgullo dorado

sobre cualquier cultura de antaño

Así es la triste urbe

de las rejas de asfalto

meras criaturas que sucumben

entre coches, joyas y harapos.

Simón Vidal Ferrandis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: