Envenenado

Construyo mi infierno

con tus curvas

destilo mi veneno

con tu saliva

Mi espacio queda reducido

por tus caricias

a pocos centímetros me quedo

de una larga caída

Porque son lágrimas de tinta

las que escriben la tortura

supurando la desdicha

que produce esta armadura

De este cuerpo desarmado

que camina cabizbajo

sin cobijo y asustado

ahora sin dejar rastro.

Simón Vidal Ferrandis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: