Archivo mensual: julio 2014

Atardecer

Ondea la oscura y pacífica bandera

a las órdenes de la última brisa,

de salitre se nutren sus telas

arropando a la desnuda orilla

La feroz circunferencia ardiente

delimita bellos marcos dorados,

mientras las arrugas de espuma perenne

crecen como prueba, del tiempo pasado

Es momento de tallar instantes

de delirar con anárquicos sueños,

es donde danzan las aves

a través, del impresionismo del cielo

Y se desgarran las nubes

por las potentes llamas del ocaso,

expectantes se mantienen los buitres

que buscan la belleza, del sol marchitado

Y sobre esta alfombra de algas y arena

se cierne la soga anaranjada de la penumbra,

oteando ya a la noche hambrienta

que alza gloriosa, a la inexorable luna.

Simón Vidal Ferrandis 

 

 

Anuncios

A la vida

Arrástrame al vergel donde supuran los sueños

elévame sobre el valle de las infectadas amapolas

rebózame, con la fértil tierra de los llantos

y haz que destruya este jardín de flores perezosas

Ayúdame, a escalar las grandes dunas de la angustia 

y a superar las lluvias torrenciales de la desesperación,

cubre las grietas de mi alma malherida

y haz que se alce sobre la más dolorosa sin razón

Enséñame a escuchar el silencio más solemne

y a caminar en la oscuridad más absoluta,

déjame sentir como la rabia se retuerce

y como el miedo, carcome lentamente mi columna

Permíteme forjar mi serenidad

con la aleación más pura de la constancia,

y poder sentir la más sobria soledad

empapándome en los charcos de la nostalgia

Porque tú eres el cincel 

y yo quien esculpe mi destino,

quien soy y quién seré

depende tan sólo, de cómo pise las piedras del camino.