Lava del olvido

Violentas se estampan

tus lágrimas contra mi frente

empañando el cristal que me separa

de mi adicción siempre perenne

Tan solo una camisa me abriga

y vas calando gota a gota por las grietas

apenas sostengo mi cabeza erguida

y es el brillo de nostalgia lo que ves en mis pupilas

Aquellas lenguas afiladas

atraviesan mi pulmón

en mi mente permanecen clavadas

y siento que mi razón ya claudicó

Una alfombra de papeles mojados

bajo las gastadas suelas de un soñador

es la tinta de los arrebatos

de los gritos ausentes de compasión

En el suelo hay cristales rotos

vestidos de charcos

hay un frío avergonzado

de no ser una excusa para calentarnos

Y hay una tristeza encubierta

bajo las fallas de un berrido

hay un volcán de dureza

que arrasa, con la lava del olvido.

Simón Vidal Ferrandis


El aire que nos separa

Me encadené a tu libertad

esclavo de las palabras que vomité

y ahora me pongo a pensar

en todas esas alambradas que instalé

Fui un peso muerto en tu ascensión

una mochila cargada, aunque fuera de amor

y asalté tu cielo despejado

con mi legión de buitres, de dientes afilados

E hice que llegara el otoño

en pleno mes de abril

pinté con mi escala de grises

cualquier nube que pasara por aquí

Y llené de borrascas y tormentas,

aquel idílico jardín

fui la sombra perpetua,

de lo que esperabas de mi

Pero ya no elijo necesitarte

si no que cosamos nuestras alas

porque el regalo nunca será tenerte

si no sentir cerca, el aire que nos separa.

Simón Vidal Ferrandis


Ojalá

Ojalá pudiera ser tu veneno

y pudiera matarte,

dulcemente desde dentro

Ojalá pudiera deslizarme por tu piel

cual gota sin brújula,

sobre un desierto de miel

Ojalá pudiera ser seísmo en tu pecho

cada vez que me escuchabas,

un silencio eterno…

Ojalá pudiera ser expatriado del dolor

de este abrazo húmedo,

de esta áspera seducción

Ojalá pudiera, ser gemido en tu oído

ojalá pudiera, no llorar cuando te escribo

ojalá pudiera, estar en tu firmamento

y cazar aquella estrella, que encendíamos con un beso.

Simón Vidal Ferrandis


Todo va bien

Solo te pido que no despiertes

el escalofrío devastador de mis mareas

solo te pido que no me despojes

de mis tenues y leves muecas

Que asumas ser el cauce

de estas indómitas aguas

y poder silenciar tu rabia

mientras nuestras salivas fraguan

Solo te pido que me des la mano

esa que antes escondía en mis vaqueros

y que ahora voy ondeando

a ver si por casualidad rozo tus dedos

¡Que ya encontré una terraza soleada!

donde me sirven tu piel en una bonita taza

pero sin tus hermosas carcajadas

se quedan sosas las tostadas…

Tal vez es un sutil adiós

o un ingenuo quédate

o tal vez es un miedo atroz

a que todo vaya bien.

Simón Vidal Ferrandis


A base de grapas, ramas y escamas

He fundido las grapas

de antiguas cicatrices

con ello me he hecho dos espadas

y un escudo para los despistes

He podado las ramas

que no me dejaban ver

y con esa madera maltratada

me he hecho un lápiz y un papel

He lijado mis escamas

y barnizado mi piel

me he arrastrado con las ratas

de lo más profundo de mi ser

He bailado con lobos

desnudo sobre el parqué

la danza de los necios

que se niegan a enloquecer

Ahora soy un guerrero

un caminante sin carné

un humilde viajero

de esta carretera sin arcén

Y deambularé por los suelos

buscando pistas de por qué

nos morimos por un beso

si sangramos por doquier.

Simón Vidal Ferrandis


Soñé

Anoche soñé ser viento

y que te rozaba con mi cuerpo

anoche soñé ser tu aliento

y tu mirada de desconcierto

Anoche soñé que te arropaba

con cálidas miradas

y que la vibración de mis palabras

era el rocío de tu velada

Soñé que una dulce bruma

humedecía nuestras pieles apretadas

y que ya nada se distinguía

más allá del borde de la cama.

Simón Vidal Ferrandis


A la deriva

Bienvenidos al desierto

del deshielo del amor

a la llanura del infierno

con el agua de la desolación

Se nos abre un infinito

lleno de polvo y calor

la voz se enmudece en el vacío

y el alma en el estupor

Las pupilas navegan

entre penas y dolor

en océanos de rabia

sin encontrar un oasis de valor

Arrastrando los pies 

por tristes surcos embarrados

sin encontrar un por qué

en este laberinto de bastardos

Sin brújula ni guión

divagamos por tormentas

adentrándonos sin vacilación

con las heridas bien abiertas

Y con el pulmón quebrado

y subiendo bien la barbilla

sangraremos haciendo estragos

aunque nos hagan… la zancadilla.

Simón Vidal Ferrandis


Polizón

Voy a instalarme en tu recuerdo

en ese rincón oscuro y polvoriento

donde no me alcance el olvido

tras el muro de lo perverso

Seré polizón en el buque

que navega por tus venas

dejaré que me zabuquees

a tu goce y condena

 

Supuraré en cada herida

y en cada llanto, seré una lágrima

seré el tick-tack de tus manillas

y la musa en tus cribas

Y como los besos no caducan

los guardaré en un cofre bajo llave

y mientras mis pieles se arrugan

esperaré a que todo acabe.

Simón Vidal Ferrandis


Propuesta indecente

Bajemos las persianas

y tracemos un plan

corramos las cortinas

y dejémonos llevar

Cubramos las penas

con salvajes deseos

flotemos en el humo púrpura

de lo que arde en el infierno

Seamos sombras

y derrochemos desenfreno

seamos las alforjas

de los caballos del tiempo

Seamos danza prohibida

moviéndonos en la ambigüedad

de las apariencias fingidas

saboreando la libertad

Y vistámonos con alegre harapos

y roguemos al silencio que no despierte

hundámonos en el ruido de los barcos

que zarpan, hacia donde lo censurado es inerte

Simón Vidal Ferrandis

 


Amigo

Nuestros cuerpos se encontraron

antes que nuestras mentes

y poco a poco nos alzamos

dibujando hazañas inolvidables

Plantamos juntos aquel árbol

en terrenos áridos y escarpados

y un tronco fuerte como el mármol

se alzó para arroparnos

Navegamos por aceras

en la más ebria lucidez

tu de dentro, yo de fuera

pero siempre juntos al amanecer

Contigo el tiempo se evapora

y la ceniza es reflexión

el asfalto se convierte en alfombra

y en lumbre nuestra conversación

Quiero seguir dudando contigo

y cuestionar nuestra existencia

porque se que a tu lado es vencido

todo rastro de dolor y angustia

Porque somos puntos suspensivos

y nubes en movimiento

somos diferentes estilos

en un mismo firmamento

Caminemos amigo, caminemos

que yo te sujeto el corazón

dame la mano y divaguemos

apretando los puños con valor

Simón Vidal Ferrandis