Archivo de la etiqueta: mentiras

Extraño amanecer de primavera

No había acabado la noche

y ya había comenzado la mañana,

conforme el sol insistía en poner el broche

él se negaba, naufragando en sus ojeras

Esas que no son de pena

sino de miseria,

esas que no esconden nada

más que el llanto negro y seco de la metralla

Un basto arañazo de luz le partía la cara,

y el ensordecedor silencio de sus monstruos

gritaba desde la almohada

Grotesco escenario para un día de primavera,

de cerezos podados

y aroma a sudorosa franela

Y es que el verde dejó de ser esperanza,

para convertirse en un viscoso recuerdo

de sus retorcidas entrañas

Fatal desenlace de una historia arrastrada,

a costa de sueños falaces

y lágrimas desorientadas

Escrita con montañas de estiércol

sobre balanzas desequilibradas,

con secretos en camas vecinas

y con motines entre sábanas

Fue todo una ilusión nublada

una borrasca de mentiras,

un temporal de montañas nevadas

por la lluvia rancia de aquellas pupilas.

Simón Vidal Ferrandis

Anuncios

Lacra de ciudad

Somos una estaca en el pecho

Una bala en el corazón

Un hijo perdido

Un cadáver en un cajón

No tenemos cuidado

Sin conciencia de pasado

Somos una mancha de aceite

Unos bosques arrasados

Una monarquía indecente

Y la policía dando palos

Una guerra sucia

Con miles de muertos en su lista

Nos rodean conveniencias

Y nunca sabes

Quien llegará a la presidencia

Unos pobres, otros ricos

Pero siempre es lo mismo

Aquí no cambia nada

Lo sabes tú y lo sabe la manada

Arto de tanta maldad

Mentiras y desigualdad

Aquí me encuentro, buscando una alternativa

A esta gris ciudad

Simón Vidal Ferrandis


Destierro

No busco gustarte

tampoco que me apruebes

no busco que me alabes

y mucho menos que me respetes

No quiero tu perdón

ni tu condescendiente mirada

aborrezco tu compasión

tu boca y tus palabras

Huyo de todo espejo

que recite tu cara

muerdo todo hueso

que soporte tu estampa

Me regodeo en tus mentiras

con las bofetadas de mi sonrisa

navego por aguas tranquilas

y a ti no te roza ni la brisa

Y ya no me salpican tus lágrimas

ni me ensordecen tus gritos

ya no eres nota en mi pentagrama

ni flor en mi racimo.

Simón Vidal Ferrandis