Archivo de la etiqueta: dolor

A la deriva

Bienvenidos al desierto

del deshielo del amor

a la llanura del infierno

con el agua de la desolación

Se nos abre un infinito

lleno de polvo y calor

la voz se enmudece en el vacío

y el alma en el estupor

Las pupilas navegan

entre penas y dolor

en océanos de rabia

sin encontrar un oasis de valor

Arrastrando los pies 

por tristes surcos embarrados

sin encontrar un por qué

en este laberinto de bastardos

Sin brújula ni guión

divagamos por tormentas

adentrándonos sin vacilación

con las heridas bien abiertas

Y con el pulmón quebrado

y subiendo bien la barbilla

sangraremos haciendo estragos

aunque nos hagan… la zancadilla.

Simón Vidal Ferrandis

Anuncios

Recuerdos de un poeta reincidente

Recuerdo aquel poema

que escribía tu columna

sobre las cálidas curvas

de tu sombra ya desnuda

Recuerdo la humedad

que nos chivaban los cristales

condesados en una levedad

de gotas placenteras triviales

Recuerdo las batallas 

de las lenguas furtivas

y los labios que me arrastraban

a perderme en tu saliva

Me convertí en la vela

que se derretía en tu presencia

con la llama de tu estela

congelándome en tu ausencia

Y como un adicto

sigo esperando tu perfume

para que vuelvas a hacerme añicos

y mi dolor se esfume

Simón Vidal Ferrandis


Merece la pena

Todos somos restos de un recuerdo

una gota en algún llanto

un fragmento de un olvido

un grito en un rechazo

Todos hemos roto silencios

y ardido en feroces llamas

alguna vez fuimos el hielo

que dolía y quemaba

Todos hemos sido

sangre, saliva y hollín

y nos hemos retorcido

en alguna cicatriz

Nos hemos quedado sin argumentos

ante las cuestiones de la vida

nos hemos perdido en el laberinto

de las palabras prohibidas

Y con la excusa del destino

nos perdimos para encontrarnos

buscando lo definitivo

en este mágico tornado

Y como almas errantes

seguimos aprendiendo

quemando el almanaque

con las bengalas del misterio

Simón Vidal Ferrandis


Cuento de diamantes

Cuando las nubes están tristes

y las melodías quebradas

me salpican diamantes

que me rajan las entrañas

Un gran vacío me invade

que me agarra de los huesos

noto mi corazón como late

y como me hiela por dentro

Tal vez solo me caliente el frío

de la piel herida

o tal vez tenga miedo al alivio

de la inevitable pérdida

Y andando en la inmensidad me encuentro

rodando más allá del sentido

escribiendo aquel cuento

donde solo el dolor es merecido.

Simón Vidal Ferrandis


La llamada del silencio

Una llamada rompió el silencio

como el crujir de un hielo

las miradas se interrumpieron

desviándose hacia los infiernos

Se disfrazó al dolor

con un cordial lenguaje

dando de lado al humor

con sorbos profundos al brebaje

Encharcándose los ojos

de la savia del dolor

faciales terremotos

por decir adiós al amor

Quítate los zapatos esta vez 

no dejes huellas para volver

olvida esta tierra

donde tantas flores viste crecer

No busques refugio en otros valles

pues es labor del tiempo y no del hambre

Relaja el ceño y sonríe

que no todas las plantas son perennes

mira el cielo y descubre

como fluyen las estrellas y las nubes

Que la vida no son más que cuatro letras

que se escriben una tras la otra

con la caligrafía de la experiencia

formando nuestra existencia.

Simón Vidal Ferrandis